viernes, 17 de noviembre de 2017

Se lo llevan preso




 Samuel Blixen
 17 noviembre 2017


El sistema previsional de las Afap hace agua y el gobierno ensaya fórmulas que otorguen rentabilidad a las empresas aseguradoras privadas. Mientras, el Banco de Seguros asume todo el peso de la crisis y sostiene pérdidas acumuladas por millones de dólares. En cualquier caso, las jubilaciones se verán reducidas.

Atrapado en el fracaso del sistema de renta previsional, el Banco de Seguros del Estado (Bse) podría fundirse en 2019 como consecuencia de las pérdidas que asume por el pago de jubilaciones, si permanece incambiado el actual esquema de las Afap. Al finalizar este año las pérdidas por ese concepto alcanzarán los 100 millones de dólares, y el patrimonio de la institución es de unos 350 millones de esa moneda. Por el momento, algunas soluciones propuestas por el Banco Central de Uruguay (Bcu) para revertir la crisis no han tenido eco en el sector privado de las aseguradoras y de los bancos vinculados a las Afap.
La herencia de la ley de 1996 que impulsó la privatización parcial –pero obligatoria– del sistema previsional impone al gobierno un único camino: reducir las jubilaciones de las Afap y asumir las pérdidas por la vía del endeudamiento, hasta que nuevas reglas de juego aseguren al sector privado un nivel aceptable de ganancias.
EL ESTADILLO JUBILATORIO. El dilema del Bse deriva de la perversa estructura de las Afap, y de decisiones políticas. Las cuatro aseguradoras que operan en el país reciben del Bps los aportes de sus afiliados y los administran realizando colocaciones en títulos de deuda o compra de acciones (forestales, eólicas, etcétera). Pero una vez que el afiliado se jubila, el capital acumulado es transferido a una empresa aseguradora, que deberá pagar la jubilación hasta el fallecimiento, y aun después, si se aplica una pensión.
Hoy el Bse es la única aseguradora que atiende unas 13 mil prestaciones de todas las Afap, porque las aseguradoras privadas se retiraron del negocio hace unos diez años. La ley establece que serán las aseguradoras las que administren los capitales y paguen las prestaciones, pero no lo establece en forma obligatoria. Cuando dejó de ser negocio, las aseguradoras privadas se abstuvieron de participar en el asunto y quedó sólo el Bse, por decisión política, que sus directores asumieron aun con las prevenciones expresadas en numerosos informes al Banco Central y al equipo económico.
El proceso de deterioro de ese virtual monopolio de administración de rentas vitalicias previsionales comenzó a impactar en el balance del Bse en 2014, cuando tuvo que atender el pago de 7.680 prestaciones; y en 2016 se agudizó la crisis al producirse el “estallido” de las jubilaciones de afiliados de las Afap. Ese año el Bse tuvo una pérdida de 40 millones de dólares, y el futuro dibuja una curva de crecimiento geométrico que en el mediano plazo puede comerse la totalidad de su patrimonio. Mes a mes, año a año aumenta en catarata la cifra de jubilados que absorbe el Bse, y de esta manera disminuye el número de afiliados a las Afap, que hoy está en el orden de los 1.260.000.
Pese a las pérdidas acumuladas por la asistencia de la renta previsional (admitidas tanto por el directorio como por el Bcu), el Bse sigue dando ganancias anuales –a setiembre el resultado neto fue estimado en 19 millones de dólares–, lo que parecería contradictorio, porque la cifra de la pérdida es muy superior. Una fuente del banco explicó a Brecha que las pérdidas se están derivando a las tarifas de los otros servicios de seguros: “De no ser por ello, los seguros de automóviles, de vivienda o de vida podrían ser más baratos y más competitivos”.
El virtual monopolio de las rentas previsionales afecta al Bse en ambos sentidos: debe hacerse cargo de todas las jubilaciones de las Afap y a la vez deteriorar su posición de competencia con las aseguradoras privadas.
LA DESERCIÓN DE LOS PRIVADOS. El retiro de las aseguradoras privadas se produjo tras el cambio abrupto de las llamadas “condiciones externas” (léase crisis financiera mundial), cuando las tasas de interés se desplomaron. Por entonces había seis Afap: República, Integración, Capital, Unión, Comercial y Santander. Un proceso de concentración las redujo a cuatro: Santander se fusionó con Comercial y surgió Afinidad Afap, que después se transformó en Afap Sura; Capital y Unión se fundieron en Unión Capital Afap; y se mantuvieron República e Integración.
Al comienzo funcionaron emitiendo pólizas (de vida, de accidentes y de incapacidad) para las Afap las siguientes compañías de seguros: Bse, Compañía Cooperativa de Seguros Surco, Itt Hartford Seguros de Vida SA, Metropolitan Life Seguros de Vida SA, Real Uruguaya de Seguros; Santander Seguros y Alico, aunque en la práctica Metropolitan Life nunca emitió pólizas.
Simultáneamente con la concentración se consolidó la formación de “grupos previsionales integrados”, bancos, Afap y aseguradoras pertenecientes a un mismo grupo económico: República Afap=Brou, Bse; Integración Afap=Banco Bandes, Aseguradora Surco; Unión-Capital Afap=Banco Itaú, Porto Seguros; Afap Sura=Bancolombia, Seguros Sura (véase recuadro).
NADA DE PÉRDIDAS, SÓLO GANANCIAS. Hoy sólo el Brou mantiene en el mercado de la renta previsional al Bse como aseguradora, asumiendo pérdidas; las otras, privadas, se replegaron, mientras las entidades financieras asociadas –la brasileña Itaú, la venezolana Bandes y la colombiana Sura– permanecen en el sector rentable del negocio.
A fines de 2016 las cuatro Afap recibieron 1.027 millones de dólares del Bps; son los aportes jubilatorios de los trabajadores afiliados al sistema de administración de fondos de ahorro previsional. En lo que va de 2017 se traspasaron 817 millones de dólares.
La acumulación de los aportes jubilatorios suma actualmente 2.946 millones de dólares, de los cuales casi 2.000 millones están invertidos en el agro (principalmente la forestación), en el sector energético y en menor medida en el transporte, en servicios y en el sector financiero. Estas colocaciones han producido una rentabilidad superior en 8 por ciento a la evolución de los salarios. Visiblemente complacido, el presidente de la Asociación Nacional de Afap, Sebastián Peaguda, explicó a El Observador que “después de 20 años del régimen, las rentabilidades históricas son muy atractivas. Es difícil que, por más que una persona ahorre todos los meses, acceda a una inversión que le dé estos retornos”. Ciertamente, pero como las Afap privadas retiraron a sus aseguradoras del pago de la renta previsional, no contribuyen a superar el déficit que genera el sistema.
El representante por el Pit-Cnt en el directorio del Bps, Ramón Ruiz, escribió en su cuenta de Twitter: “En 2016 las Afap obtuvieron una ganancia de 43 millones de dólares y el Bse perdió 40 millones por pagar las prestaciones del régimen de Afap”.
LOS ELEMENTOS DE LA CRISIS. La deserción de las aseguradoras privadas tiene una explicación sencilla: el “descalce” entre lo que se le debe pagar al jubilado de la Afap y la renta que genera la inversión de las reservas. Quizás para hacer más aceptable el sistema, originalmente se fijó una tasa “optimista”, asociada al índice medio de salarios, que ninguna tasa de las colocaciones autorizadas llega a cubrir. De hecho, la pérdida acumulada del Bse es consecuencia de ese “descalce”: por cada 100 pesos que recibió de las Afap en el momento de la jubilación debe pagar 107 pesos.
No hay expectativa de que el “descalce” se reduzca sin una intervención estatal que modifique las reglas de juego; de lo contrario la erogación crecerá geométricamente a medida que se sumen nuevos jubilados del sistema de las Afap, que en masa están llegado a los 35 años de actividad.
Al tema de las tasas debe sumarse otro factor: la tabla de mortalidad ha aumentado en dos años, tanto para hombres como para mujeres; vivimos más, o dicho de otra forma, postergamos la muerte. Ese logro, consecuencia de las condiciones de vida y de los avances sanitarios, es un calvario para las prestaciones de la renta vitalicia previsional: los dos años de yapa no están cubiertos por el sistema, pero igual habrá que pagarlos.
El corsé del sistema se anuda con tres elementos definidos en la normativa de 1996: el saldo acumulado en la cuenta de ahorro individual; la expectativa de vida del afiliado de acuerdo a las tablas de mortalidad por sexo que determine el Bcu; y la tasa de interés anual que ofrezca la empresa aseguradora, que no podrá ser inferior a la tasa mínima en unidades reajustables (UR) que fije el Bcu (esa tasa ya fue reducida sin que resolviera el problema).
LAS SOLUCIONES. A los efectos de cubrir las pérdidas, el Banco Central emitió deuda en unidades reajustables exclusivamente destinada al Bse, que por otra parte paga los intereses. Pero fue sólo un remiendo: a mediados de octubre el presidente del Bcu, Mario Bergara, anunció una batería de medidas para instalar un equilibrio en el Bse y a la vez reincorporar a las aseguradoras privadas, impulsando elementos que otorguen rentabilidad y, por tanto, sean atractivos. Se anunció que algunas de esas medidas se aplicarían a partir de 2018, pero ya se sabe que en el sector privado fueron recibidas con frialdad.
Una de las modificaciones principales “prevé que la tabla de renta inicial mínima –parámetro que sirve de base para determinar el monto a cobrar mensualmente por lo acumulado en la Afap a lo largo de la vida laboral– deje de ser fijada por el regulador y pase a ser ‘una referencia’ a partir de la cual cada aseguradora deberá agregar sus costos y ganancias. De esa manera, cada aseguradora podrá fijar la renta inicial ‘libremente’”, dice un estudio elaborado por el Bps, cuya gerencia señaló que “la ‘extinción’ de la renta mínima va en contra de la normativa vigente”.
Otra modificación consistirá en aplicar una curva de tasas de interés que se actualizará semestralmente atada al rendimiento financiero de títulos de deuda u otros indexados al índice medio de salarios nominal. Hoy rige una tasa de interés técnica única de 1,5 por ciento que se aplica para toda la vida del jubilado.
Una tercera propuesta implica modificar las tablas de mortalidad: “serán dinámicas y el Bcu las actualizará cada año. Respecto de las originales, la esperanza de vida se ha incrementado dos años tanto para hombres (con el cambio pasa a ser 71,75 años) como para mujeres (pasa a ser 79,08)”. Para el representante de los trabajadores en el directorio del Bps, “las nuevas tablas de mortalidad que se usarán para calcular las rentas vitalicias rebajarán entre 12 y 15 por ciento las futuras jubilaciones”.
El Bcu autorizará a las aseguradoras a cobrar una comisión de 0,75 por ciento del rendimiento de las tasas para mejorar su eventual ganancia. El informe del Bps sostiene que “la aplicación de cualquier margen de ganancia, recargo de seguridad, carga de gastos administrativos o la aplicación de una tasa de interés más baja a la fijada por el Bcu, al igual que la utilización de cualquier tabla de mortalidad distinta a la establecida por el Bcu, no sería posible”.
Finalmente, el gobierno envió al Parlamento un proyecto de creación de una nueva unidad de valor, que se llamará “unidad previsional”; fluctuará según el índice medio de salarios y permitirá emitir títulos de deuda pública destinados a las aseguradoras. El texto está a estudio de las comisiones de ambas cámaras y se presume que será aprobado antes de fin de año.
Al anunciar la batería de medidas para enfrentar el déficit que provoca el “descalce”, Bergara comunicó su íntima convicción de que su aplicación aparejaría un “equilibrio” en el sistema. Sin embargo, muy poco después, a comienzos del corriente mes, el vicepresidente de Bse, Guillermo Porras, puso en duda el optimismo del presidente del Banco Central: “La comisión de 0,75 por ciento del rendimiento de las tasas (que la nueva normativa permite cargar a la aseguradora al calcular la renta inicial) es insuficiente para que el negocio sea rentable y se reduzca el déficit de la institución”, declaró al diario El País. Otro twit del represente de los trabajadores en el directorio del Bse afirmaba que “cambios resueltos por el Bcu agregan más incertidumbres al fijar la renta vitalicia del régimen de ahorro individual (jubilación Afap)”. Las aseguradoras privadas mantuvieron un significativo silencio.
 QUIÉN GANA Y QUIÉN PIERDE. Con el tiempo se ha instalado una lógica que, como un axioma, no parece requerir fundamentación: en materia de inversiones extranjeras el Estado debe asegurar una cierta rentabilidad. Si se dejara en manos del mercado, el sistema previsional de renta vitalicia se vendría al suelo, porque nada obliga al Bse a hacer el sacrificio de acumular pérdidas.
Como ningún sector de la economía, nacional o internacional, asegura hoy un retorno de las colocaciones de reservas previsionales con tasas de interés que superen el gasto por cada renta vitalicia, la única forma de lograr un saneamiento del sistema es definir una cierta rentabilidad “aceptable” para las aseguradoras privadas. No hay manera de obligar –a ellas y a las Afap– a contribuir con un porcentaje de sus ganancias, aun en mucha menor proporción que el sacrificio que sobrelleva el Bse, deteriorando sus cuentas y perdiendo competitividad.
Todo indica que en el correr de 2018 se entablará una negociación para definir el volumen de esa rentabilidad. Es muy factible que el interlocutor de las aseguradoras con el gobierno sea el propio Banco de Seguros, en tanto integrante de República Afap, porque en ello le va la vida.
Todo va a contribuir a satisfacer la rentabilidad que reclaman las aseguradoras privadas (y sus bancos asociados): niveles de comisiones, reducción de la renta inicial mínima, modificación de las tasas de interés. En cualquiera de los casos habrá dos consecuencias evidentes: los jubilados cobrarán menos, y el Estado asumirá las deficiencias del sistema emitiendo títulos que sean atractivos para el sector privado del sistema previsional.
En esencia, no hay ninguna diferencia con los antiguos salvatajes de bancos vaciados.

Participación accionaria de las AFAP

  • Integración. Banco Bandes, 77,40 por ciento; Cabal, 8,10 por ciento; Fucac, 14,50 por ciento. Aseguradora: Surco Seguros.Sura. Grupo Sura Asset Management Sociedad de Inversión, 100 por ciento. Aseguradora: Seguros Sura.
  • Unión-Capital. Banco Itaú, 100 por ciento. Aseguradora: Porto Seguros.
  • República. Brou, 51 por ciento; Bse, 12 por ciento; Bps, 37 por ciento. Aseguradora: Banco de Seguros.
Ley de los “cincuentones”

Un parche problemático

Por Víctor Hugo Abelando
El 5 de diciembre es la fecha prometida por la bancada frenteamplista de Diputados para aprobar el proyecto de ley que permite que aquellos mayores de 50 años que fueron obligatoriamente afiliados a las Afap puedan volver al régimen solidario de previsión social. El compromiso incluye además que, una vez en el Senado, el texto recibirá sanción a “tapas cerradas”. De no aprobarse, quienes se jubilen por el régimen de las Afap recibirían un 30 por ciento menos de remuneración de la que percibirían si hubieran permanecido en el Bps.
Desde julio, cuando el Ejecutivo envió la iniciativa, a la actualidad, aparecieron diferencias dentro de los legisladores oficialistas y una advertencia de Economía sobre los costos del pasaje de los cincuentones al Bps, aunque el texto inicial fue aprobado por todo el gabinete.
La diferencia básica reside en el costo que representa para el Estado la incorporación de los mayores de 50 años al sistema tradicional de jubilaciones. El cálculo primario era de 2.500 millones de dólares, en un período de 48 años, para el pago de esas nuevas pasividades. Las nuevas cifras presentadas por Economía sostienen que el monto será de 3.700 millones de dólares en el mismo período. El incremento responde a que el Bcu aumentó la expectativa de vida de los uruguayos en dos años.
Con la aprobación del proyecto, los cincuentones ingresarían al Bps con lo aportado a las Afap, y esos recursos irán a un fideicomiso, con capacidad para hacer inversiones en bonos uruguayos. De acuerdo a las estimaciones del organismo de previsión, el dinero que estaría a disposición de la entidad estatal es de 1.500 millones de dólares. Esa cantidad permitiría financiar con holgura los primeros cinco años de las pasividades de los cincuentones, hasta llegar a los 10 años del pago en un empate y a generar déficit en los posteriores. De acuerdo a los números manejados en Diputados, los beneficiados por ese pasaje oscilan entre las 40 mil y 70 mil personas.
El proyecto fue uno de los compromisos del presidente Tabaré Vázquez ante la demanda de los perjudicados. Sin embargo, tanto desde el Fls como desde el Mef hay cuestionamientos. El diputado Alfredo Asti (AU) comentó a Brecha que la aprobación de la norma generaría más deuda pública, afectando al alza el déficit fiscal. Incluso recordó que algunas calificadoras de riesgo amenazan con modificar el grado inversor si el endeudamiento aumenta y el sistema se desfinancia. Por el contrario, su colega comunista Gerardo Núñez afirmó a este semanario que se trata de justicia social y que transcurrido el período de cinco años de vigencia de la ley, el FA debe iniciar un proceso de debate profundo del sistema previsional.
De acuerdo a la compulsa realizada por Brecha, tanto el Pcu, el Mpp, el Pvp y la 711 son partidarios de votar el texto sin modificaciones. Incluso varios recuerdan que en la plataforma que permitió el acceso en 2005 al gobierno se incluía, como una de las medidas a tomar, la derogación de las Afap. En el transcurso de los años, el tema desapareció del programa frenteamplista.








jueves, 16 de noviembre de 2017

Jornada Continental por la Democracia




>>> Marcha del PIT CNT














El modelo que no elegimos




Indisciplina Partidaria 
15 noviembre, 2017

Hoenir Sarthou

Poco a poco –aunque rapidísimo en términos históricos- el país se va convirtiendo en algo muy distinto de lo que era. Tan distinto que a veces nos cuesta reconocernos, y seguramente nos costará más en pocos años.
La transformación puede ejemplificarse con los cambios en el control de tres factores esenciales: la tierra, el agua y el dinero.
El primer factor es la tierra. En menos de treinta años, un país que parecía destinado a producir alimentos, carne, leche, cereales, frutas, verduras, además de cuero, lana y algo de turismo, se llenó de soja y de plantaciones forestales. Soja y celulosa representan algo así como la tercera parte de nuestras exportaciones, por más que, zonas francas mediante, no todo lo que figura en el papel como exportación pague los impuestos de las exportaciones tradicionales. La soja y la celulosa vienen de la mano de poderosas empresas agroindustriales, en general extranjeras, que controlan crecientes extensiones de tierra, desplazan del campo a miles de familias agricultoras y logran privilegios tributarios, ambientales y legislativos. El caso paradigmático es UPM, que, primero por el conflicto con Argentina y ahora con su polémica segunda planta, parece haberse convertido en el eje de la vida nacional.

Aguas contaminadas de fosfatos

El segundo factor es el agua, sometida a una doble afectación. Por un lado, la ya constatada contaminación de los cursos de agua del país, como consecuencia del uso abusivo e incontrolado de productos químicos por parte de la agroindustria.  Por otro, la ley de riego, que permite la inconstitucional privatización del agua para riego, abriendo nuevas puertas  a capitales externos interesados en controlarla. También implica la alteración del  ciclo natural del agua, que, según los técnicos de la Universidad de la República, será nefasto para la calidad del recurso, con consecuencias perjudiciales para la salud humana.
El tercer factor es el dinero. Una ley del año 2014 hizo que todas nuestras operaciones económicas relativamente importantes –desde el cobro del sueldo hasta la compra de una casa- deban hacerse obligatoriamente a través del sistema bancario. Una política de reducciones tributarias  hace que también las operaciones más chicas –incluidas las compras en el supermercado- se hagan con instrumentos bancarios. El resultado es que una creciente parte de  la economía nacional pasa por el sistema bancario, que ha incrementado sus ganancias en grado que los usuarios de tarjetas parecen no sospechar, a pesar de que ellos pagan esas ganancias, con cada producto que compran (al que obviamente el comercio le carga el costo bancario)  y al tener su dinero en cuentas que no generan interés. Cuentas por las que además pagarán a través de  los “créditos de nómina” (préstamos sobre el sueldo o jubilación), y los cargos por exceso o escasez de movimientos.
¿Quién eligió ese modelo? ¿Quién decidió que la tierra y el agua se destinaran cada vez más a la mega inversión agroindustrial? ¿Quién pidió que los bancos controlaran todo el dinero e intervinieran en todas las transacciones económicas? ¿Qué partido político incluyó esas propuestas en su programa? ¿Cuándo lo discutimos?



La respuesta es obvia. No hubo discusión. El modelo se fue imponiendo de a poco.. Hoy una concesión, mañana una inversión, sorpresivamente una ley que impone la intervención bancaria, poco después un tratado o un contrato de inversión que aseguran beneficios inusuales a cierta empresa, luego otra ley que modifica el régimen del agua.
El argumento es siempre el mismo: “El mundo va en esa dirección”; “Es el progreso” y “Hay que modernizarse”. Son palabras mágicas con las que una legión de políticos y tecnócratas, de diversos pelos partidarios, justifican leyes, tratados y contratos que no redactaron ellos, que vienen prefabricados desde los “tanques de ideas” de las corporaciones transnacionales con el beneplácito de organismos internacionales como el Banco Mundial. Si no fuera trágico, sería hasta divertido ver a los defensores de esos “emprendimientos” cuando balbucean argumentos que tampoco construyeron ellos.
Esa línea argumental presupone que “el mundo” va en dirección deseable, como si no existiera una concentración escandalosa de la riqueza, como si los recursos naturales y la naturaleza misma no dieran señas de agotamiento, como si en “el mundo” no murieran millones de personas por hambre, sed, enfermedades curables y guerras causadas por la lógica del “progreso y modernización”, pregonada por corporaciones que controlan cada vez más los recursos naturales escasos.
Como lo había señalado la CEPAL hace ya muchos años, la división internacional del trabajo, es decir la asignación de áreas específicas de producción a cada región del mundo, es uno de los rasgos característicos del sistema económico en que vivimos. El proceso que solemos llamar “globalización”, ha acentuado ese rasgo, por estrategia de las corporaciones transnacionales, cuyas “cadenas de valor” instalan distintos aspectos de la producción y comercialización en regiones diversas (extracción de materias primas donde las haya; producción donde la mano de obra, las regulaciones y los impuestos sean menos exigentes; tecnología de los lugares donde ésta esté más desarrollada, venta en los mercados con mayor capacidad adquisitiva).
Es obvio que algunos intereses le han asignado a Uruguay el papel de productor de soja y de celulosa, materias primas que requieren cultivos poco amigables con la tierra y con el agua. Y es obvio también que en la división del trabajo no nos toca la industrialización de esas materias, que se hacen en su mayor parte fuera del país.
Si alguna duda cupiera sobre que existe una planificación empresarial en esta asignación de tareas, bastaría recordar que en 1987 se aprobó la ley de forestación y que el Banco Mundial comenzó a subvencionar la forestación. Casi al mismo tiempo (gobierno colorado) se votó la ley de zonas francas y poco después (gobierno blanco) la ley de privatización de puertos, que hoy, junto con la forestación, forman parte esencial del modelo celulósico.
Desde que gobierna el Frente Amplio, la aceptación y promoción de ese modelo ha adoptado, a veces, un cierto aire compungido, un discurso de “No nos gusta, pero es lo que hay; no podemos oponernos y tampoco quedar afuera”, que cada vez con mayor frecuencia adopta el tono entusiasta para cantar loas a la “modernización” y al “progreso”.
Los dirigentes blancos y colorados se ven en problemas. No quieren apoyar al gobierno, pero tampoco quieren cuestionar al modelo, entre otras cosas porque blancos y colorados fueron los que lo iniciaron. Entonces se limitan a cuestionar la gestión y a denunciar casos de corrupción. La realidad es que el modelo no tiene oposición significativa, sino partidos que disputan por gestionarlo. Eso le ha hecho decir al ex fiscal Enrique Viana que, en la práctica,  en el Uruguay “vivimos en un régimen de partido único”.
Cabe preguntarse si realmente no existe alternativa a ese modelo agroindustrial y financiero que se ha ido instalando en los últimos treinta años. Las visiones pesimistas, y las interesadas, coinciden en que nada puede hacerse desde el Uruguay para evitar un modelo de desarrollo que abarca al mundo.
Sin embargo, hay cosas que llaman la atención. Que la bancarización sea obligatoria, por ejemplo, es una peculiaridad uruguaya, que no existe en casi ningún otro país del mundo. ¿Por qué tuvimos que ser más realistas que el rey? ¿Por qué fuimos en la bancarización más allá que la mayoría de los países europeos?



Volviendo al caso paradigmático de UPM, ¿hay necesidad de financiar con mil millones de dólares una infraestructura que no está pensada para el país sino para un proyecto agroindustrial en particular? Un proyecto que, además, ni siquiera está comprometido a instalarse en el país. ¿Hay necesidad de pasar por sobre la Constitución y ofrecerle a UPM participar en y controlar, además de las obras de infraestructura, la reforma de las normas laborales del país, los cambios en los planes de ordenamiento territorial de cuatro departamentos y los programas de enseñanza técnico-profesional de esos mismos departamentos? ¿No resulta demasiado?
Por resignación o complicidad, la mayor parte del sistema político ha resuelto no sólo no oponerse sino ser el abanderado de un modelo productivo y financiero que, desde hace décadas, incluida supuestamente la más próspera de nuestra historia, nos ha dejado una deuda gigantesca y no nos ha traído autonomía productiva, ni infraestructura, ni cuidado del medio ambiente, ni integración social, ni un sistema de enseñanza aceptable del que no deserten tres cuartas partes de los gurises. La culpa en el fondo es nuestra, de los ciudadanos, porque, por comodidad o por ignorancia, hemos confiado y dejado hacer más de la cuenta.
¿Es todo eso inevitable? ¿No hay ningún camino, ninguna estrategia que nos permita pensar nuestra economía, nuestro país y nuestras vidas con mayor independencia?
Sin caer en la ingenuidad, hay datos que indican que quedan aun espacios en los que, con creatividad y coraje, se puede ejercer cierta autonomía.
Probablemente eso es lo que deberíamos estudiar y discutir, cuando nos dejen algún rato libre los reclamos antidiscriminación y las mutuas acusaciones de corrupción que nuestro sistema político intercambia como si fueran flores.












miércoles, 15 de noviembre de 2017

El BROU privatiza




>>> Marcha al parlamento


>>> Ocupación del BROU



En este momento el Consejo de Banca Oficial de Aebu está ocupando el Edificio 19 de Junio del Brou. Ni achique ni privatización ni pérdida de servicios! Aebu-Pit-Cnt








ç

martes, 14 de noviembre de 2017

Boniato infame

Ilusiones del viejo de la vieja


Enviado por Miguel Olivera (FB)


(los compañeros saben a qué me refiero...) Lo podría firmar el PDC del Flaco Terra...o un comando denominado "Liber Seregni"... Lo más "arriesgado y corajudo" que dice: "...Hoy, en Uruguay el Frente Amplio es la ÚNICA HERRAMIENTA DE CAMBIO en nuestro país..." Se subieron a "EL AUTITO"...(se acuerdan ?)
Cerrá y vamos...TAMO EN EL HORNO...!!


el que está en el gobierno es el MLN-E (electoral...) el "otro" era el MLN-T (Tupamaros) que ya no existe..



UN VIEJO CUENTO QUE VIENE A CUENTO: EL PENÚLTIMO TUPAMARO (Fragmento)

Corre el año 2024...

El penúltimo tupamaro toma mate solo en el viejo y vacío local de la calle Tristán Narvaja,habitado por fantasmas otrora prestigiosos...
Matea y cisma...Chupa y piensa a la vez. Cosa que sus antiguos compañeros no sabían hacer muy bien: o tomaban mate o pensaban. Pero no las dos cosas juntas. No les era nada fácil hacerlo...

El penúltimo tupamaro amarguea y analiza. Como siempre,los análisis le cierran. Todo encaja. Se dio lo que se tenía que dar : las condiciones objetivas coincidieron con las subjetivas,se combinaron,y el MLN “E” dio el salto cualitativo : concurrió a elecciones con candidato propio a la presidencia...
Y perdió una vez más... Sacó menos votos que Yamandú Fau, otro renegau...

Las últimas declaraciones del presidenciable tupa derrotado fueron : “Pensé que íbamos a ganar los blancos y terminamos ganando los colorados...” “Cosas de la política” –dijo- y aceptó como consuelo un cargo secundario en el Instituto de Colonización, dedicado desde hace años solamente a exaltar la vida y la obra del visionario marino...Dicho instituto está instalado en un vetusto edificio del Paseo Colón,para no ser menos...allí a donde van los que tienen perdida la fe…



El penúltimo tupamaro reflexionaba y dudaba sobre el QUÉ HACER...(como otros antes que él...) :
+ Escribir sus memorias ¿? NO.Ya lo habían hecho tantos otros que el mercado estaba saturado de anécdotas apócrifas...Además,la editorial que fuera del Oreja Canalda,ahora estaba publicando sólo historietas de ciencia-ficción...
+ Hacer un ACTO por Pando,por el Ché,por Sendic ¿?
NO. Para qué ¿? Si no había ninguna elección cercana como para pedirle el voto (¡¡) a los compañeros...(es más :ya no había compañeros...)

El penúltimo tupamaro deambuló pensativo por el solitario caserón...
Miró los antiguos y enmohecidos fusiles de la Aduana de Bella Unión colgando de una panoplia en la pared de la piecita del frente –cuna de tantas y acaloradas batallas teóricas, tantas viejas glorias y escenario de tantos velatorios- y tomó una decisión irrevocable e incuestionable (después de todo,él,el penúltimo tupamaro,encarnaba el Comité Central y el Ejecutivo; él era el viejo Eje de la vieja Orga, él era el tupa que iba quedando...)

Caminó hasta el fondo del local ,aquella casona otrora luminosa y hoy una oscura ruina desolada, y de entre el montón de basura acumulada por décadas comenzó a apartar objetos venerados: la fundida motoneta del Pepe y un ramo de rosas secas (restos de su última feria vecinal…) ; el mameluco del viejo Julio ; la última botella de grapa –a medio tomar – del Ñato ; la última botella de grapa –tomada del todo – de Arturo ; el estrado de madera ,con estrella y todo,de la etapa bocamara; los tarros de cola vinílica reseca y las pinceletas rígidas de la etapa tapamu-ros ; las cuarteadas cañas tacuaras con las banderitas artiguísimas (útiles instrumentos para entretener militancia);las toneladas de cintas grabadas de la “44” –la etapa radiolandia- las cajas y cajas de sobres celestes con las inútiles listas de tantas estériles elecciones perdidas –de la etapa par-lamentosa ; los fardos de paquetes de los Mate Amargo de devolución ; sendos retratos del Tino y del Negro Amodio acribillados a balazos ; el vergonzo-so afiche de Mujica y el hijo de Sendic (que siempre fue Fernando y luego la conveniencia lo transformó en “Raúl”); los restos traspapelados de tantas empresas quebradas ; los libros amarillentos – cadáveres polvorientos – de aquella malograda editorial TAE...y una pequeña fotografía del Bebe con su sonrisa triste,contemplando dolido tanta claudicación...


El penúltimo tupamaro no halló –sin embargo- entre tanto pertrecho obsoleto y discontinuado, ni un solo ejemplar de los ejemplares Documentos de la Orga...Ni el 1, ni el 2, ni el 3, ni el 4, ni el 5...ni los comunicados,ni los Elementos de Lucha Popular, Ni el Manual de Interrogatorios, ni el Simposio de Viña, ni la Autocrítica de Pando, ni siquiera el Manual de Gimnasia de celda...No logró hallar plan alguno , ni el Cacao, ni la Aproximación Indirecta, ni el Verano Caliente,ni el Satán, ni los planes de fuga (ni Palomas,ni Abuso,ni Estrella, ni Gallo, ni siquiera el tristemente postergado Mangangá..). Mucho menos apareció el Tatú, ni el Collar, ni el 72, ni el Hipopótamo, ni las 30 preguntas, ni el Autito,ni las abultadas bolsas de partes de guerra del Accionismo, ni los Valores Ideológicos Básicos...Ni siquiera encontró un sólo ejemplar traspapelado de aquel maravillosos sueño senil que se llamó Por la Tierra y Contra la Pobreza...Tampoco halló las actas de la CAI con la denuncias y acusaciones graves criminalmente rechazadas, ni las críticas de los compañeros que se iban yendo del MLN señalando las desviaciones electoreras y burguesas, ni las palabras empeñadas –y burladas- ni las agachadas reformistas, ni las alianzas vergonzantes, ni los olvidos ni las postergaciones ni las maniobras ni los arribismos...ni un jirón de los “celestes”, ni un puntito de los seis...”perdonados por los vejetes sin memoria carcelaria…”

No apareció ni el más leve vestigio de aquel infausto retiro de la Juventud Tupamara en pleno en plena Convención...

No encontró ni la lista de Nuestros Muertos,nuestros mártires, nuestro pasado glorioso...

La verdad histórica había sido cuidadosamente tergiversada, cuando no arrasada por la necesidad electoral...y álguien, en algún momento de estos años parlamentarios, había “limpiado” cuidadosamente el local-sede...
Solamente encontró un papelito desgraciado con la más burguesa de las definiciones de “tupamaro”, la de Ares Pons : “...eran políticos con armas.”
Y un agregado en letra manuscrita y conocida : “pasada la etapa de los fierros,proseguimos haciendo política por la vía electoral, como corresponde en una democracia...”(¿¿¡¡).Y otro papelito desgraciado con la Gran Mentira Orgánica del 2000,repetida una y otra vez ante los medios de prensa –como para “hacer conducta” y que se nos perdonara el pasado : “ El MLN nació para defender la democracia frente a un inminente golpe de estado...”(¡?

El penúltimo tupamaro hizo un bollo con las impúdicas evidencias y lo tiró a la basura...



El penúltimo tupamaro lleva uno por uno los objetos encontrados a la vereda y los ordena primorosamente...Les pone precio, y con sentido realista los tasa muy barato...
Decide no incluir los carcomidos fusiles –algo como muy fuerte y atávico,como muy moral – se lo impide...

Esas 20 baldosas de la acera,ese diminuto escenario trágico –posmoderno y naif- del montón de requeche, conforman una insólita feria de Tristán Narvaja en miniatura, un pequeño túmulo de cachivaches en desuso... El penúltimo tupamaro cuelga un cartel en el árbol más próximo :”FOR SALE”...acaba de inaugurar una venta de garage... (“Estoy haciendo finanzas” se comenta a sí mismo,y se entiniebla por dentro...)



...Muy poca gente se interesó por la barata. Escasos y distraídos transeúntes adquirieron alguna cosita como souvenir o como antigüedad, sin demasiado entusiasmo ni pasión...

Sobraron unos cuantos artículos que el penúltimo tupamaro barrió hasta el cordón de la vereda. –“Mañana los recogerán los compañeros de ADEOM” re-flexionó... Luego cerró,claveteó unas tablas en la añeja puerta, clausuró el vetusto local partidario. Se alzó las solapas de su abrigo raído (una chaqueta militar muy gastada en los codos,una Alpha-M65 que había pertenecido a un compañero de aquellos olvidados, conocido como “el Cristo”) y sintiendo un escalofrío – tintineándole en el bolsillo las magras monedas producto de la venta- remontó la calle con paso cansino y resignado ,encaminándose a gastarlas en el más cercano Mc Donald que encontrara...

Después , ahíto ya de hamburguesas, papasfritas y pasteles , emprendería el viaje de regreso a enterrarse en su antiquísima tatucera no caída, ubicada al pié de un Ibirapitá, en algún remoto y recóndito lugar de los montes criollos...
Una vez allí –atrincherado en su buco,a buen recaudo su liviana impedimenta (es decir : su recuerdo infinito, su ira permanente, su tabaco, su yerba y su pólvora seca ) continuaría –como siempre- “limpiando su fusil con los trapitos de la memoria...” y esperando su hora...

m.a.o.